domingo, 30 de agosto de 2015

Sofía

Se trata de disfrutar de tus risas, de disfrutar de tus palabras inmensas. No entiendo cómo sos tan vos, tan pura, tan infinita (si solo tenés casi 4 años). Las palabras que usás, las expresiones de las que te adueñaste. La manera en que me explicás las cosas. Esa interacción que les planteás a los demás cada vez que querés decir algo. Me hiciste conocer partes del mundo que no conocía. Un ser tan indefenso y tan fuerte, tan sana, tan expresiva, tan vos. Cada vez que me mirás con esos ojos enormes y celestes, yo te juro, Sofía, te juro que no me acuerdo de más nada; si tengo una preocupación incrustrada yo te juro que me la sacás. ¿Por qué sos tan sabia, si sos tan chiquita? ¿Por qué tenés en tu mente tantas palabras hermosas y complicadas para vos? Me hacés creer en tu vida, en la gente, me hacés creer que todo está bien, Sofia, me hacés creer en lo intenso de los sentimientos. Gracias por estos abrazos llenos de tranquilidad, gracias por quererme tanto. El mundo es un lio pero te voy a cuidar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario