domingo, 27 de marzo de 2016

Los domingos no tienen la culpa

No sé si alguien
sepa consolarme
como lo necesito
los domingos.
No los culpo.
Solo que no me alcanzan
a entender
porque no alcanzo
a explicar.
Y viste que no me gusta
esperar pero espero.
Y una canción me hace llorar,
es la misma de siempre.
Hoy no me desperté bien
ya de entrada,
pero es domingo.
Y se entiende,
o no.
Me gusta pensar eso.
Me gusta consolarme con eso.
Solo sé hacerlo.
Capaz me nublo la vista
a prepo
para no ver que
los domingos no tienen la culpa.
Yo solo me permito
hacerlo todo hoy.
Me permito mirar para adentro.
Hoy,
día tan gris pero triste.
Tan nudo en la garganta.
Tan canción que hace llorar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario