martes, 20 de octubre de 2015

Opinión ajena

Cuando vas a opinar sobre algo de una persona con esa misma persona, tenés que ser muy cuidadoso. Como si fuera de cristal, tenés que ser muy respetuoso. Nunca podés jugar con lo que siente el otro. Capaz uno ve tal cosa de cierta manera pero no sabemos como se lo toma el otro, qué piensa el otro sobre su situación. Si vamos a opinar, o si nos piden ayuda, tenemos que hablar con delicadeza, tocar las palabras con suavidad, como si fuera seda. No podemos manipular la situación como si fuera nuestra. No es de nosotros, no podemos poner el egoísmo en el medio. Respeto y delicadeza para el otro, sobre todas las cosas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario