domingo, 13 de marzo de 2016

No mires para abajo

Está bien que todavía te asusten algunas cosas. Por ahora no tenés superpoderes. (O sí, pero no con esto). El plan de escape no salió bien. Seguís caminando por la pared. Pero cuando tenés ganas todavía te podés sentar y eso es lo que seguís rescatando. Sí, ya sé. Son una serie de inventos que todavía no llegás a conocer. Y cuando miraste para ahí, los ojos te seguían. Y proyectaste en la luna. En la luna tan grande y brillante luna. Pero cuando se esconde te vi pedirle que se quede, y no la seguiste más. Solo la esperaste hasta mañana. ¿Cuánta vida encontraste? No intento no pensar porque sería insano y no sería yo pero mirá esa luna, de nuevo. Escuchá el sonido del casi otoño. Ese aire que ya se fue. Y no hablamos más de "tristeza" o "felicidad", lo vemos en otras cosas, en otras definiciones. Y vos lo entendés (sé que lo hacés) y yo lo entiendo. Y nos da miedo porque hay cosas y momentos que no conocemos (todavía). A vos te da miedo. ¿Cuántas verdades de esas conocés? ¿Cuántas son de verdad? Igual yo te entiendo, porque me entiendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario