domingo, 25 de septiembre de 2016

Nena bien

"Ella congela miles de instantes"
Y después se va,
un rato se va.
Se despoja del dolor
y de la ropa que aprieta.
Nada va a servir después
si se va a acostar pensando
en cosas que no se tocan.
Solo se perciben:
como el dolor,
o el amor.
El amor que no duele,
porque el amor no duele.
Sana.
El reloj marca la una de la madrugada.
No podés tocar el tiempo, nena.
"Ya sé, sí"
Mañana,
mañana las heridas de la mente
sanarán.
Pero hoy,
hoy dormí bien.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario