lunes, 9 de noviembre de 2015

Carta a mi yo adulto

No te olvides. No pierdas esa chispa y esas ganas de ser. No camines con la mirada perdida. Y si se te pierde, tené las ganas de encontrarla, como ahora. Aprovechá todas las cosas lindas que existen, hasta de las más comunes. No te olvides.
Espero que hayas aprendido a no perder el tiempo con personas tóxicas, que no sienten pasión. ¿Te acordás cuando te ponías triste con los días feos? Decías que los veías tristes pero ahora espero que los estés disfrutando, que tu felicidad no depende del tiempo, tu felicidad depende de vos.
Seguramente sigas hablando mucho, siempre con ganas de decir cosas.
Por favor, decime que seguís disfrutando de la música tanto como antes, que seguís bailando frente al espejo (pero también frente a los demás), que seguís discutiendo cuando no estás de acuerdo. Decime que no se te cansó la mirada (tanto como a muchos adultos).
Ojalá sigas pensando que el amor nos va a salvar.

1 comentario: