lunes, 31 de agosto de 2015

Las caras

Me gustan mucho las caras. Me gusta mucho mirar las caras. Están llenas de expresiones. Por ejemplo, cuando le decís algo a alguien, lo primero que hace es una expresión o un gesto; aunque después quiera retractarse, uno se queda con esa primera expresión que hizo, porque fue lo que sintió en el momento (por algo le salió eso).
Las caras son muy particulares. Están los ojos, que para mi gusto son lo más importante en una cara, porque tienen a las miradas. Y las miradas son las que hablan, porque por la boca salen las palabras pensadas, las palabras ya procesadas pero las miradas te dicen lo que realmente te está pasando por la mente, lo que realmente la mente está maquinando. La mirada mira para abajo, para arriba, hace cerrar los ojos, quiere salir corriendo, quiere decir mil cosas. 
La sonrisa, el gesto de una sonrisa. Es el gesto que puede cambiar para bien el día de una persona. Capaz solo necesitaba que alguien le haga esa mueca y desde ahí se pone a pensar en una canción, en lo verde del pasto, en lo simple de las cosas.
Las personas deberían frenar un poco más para observar los gestos y las expresiones de los otros. Escuchar más las palabras, hablar pero también prestar mucha atención. Siempre prestar mucha atención.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario