martes, 11 de agosto de 2015

-

Veo una sombra, 
me espero.
Creo sentirte cerca,
pero no te siento.
No te conozco,
no sé que temperatura tiene tu piel.
Me alejo,
(¿de qué?).
Vuelvo y espero.
Te espero, espero.
Ah, los pensamientos,
van, vienen.
Se sientan conmigo,
me tienen miedo,
y yo, les tengo miedo.
Están inquietos,
no me dejan respirar.
Pero te veo venir,
veo volver mi cordura,
mi respiración.
Está todo bien.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario