lunes, 28 de septiembre de 2015

El día que entendí

Me acuerdo que estaba llena de ansiedad cuando me di cuenta de lo que me tenía que dar cuenta. Fue como una patada al pecho, sí. Me sentí sola, como los demás días llena de ansiedad pero ese día fue distinto. Me di cuenta de que nadie me podía salvar, de que no existe una persona que me rescate de mi. Cada uno se arruina y se des-arruina. Pensar en eso me daba más ansiedad pero lo entendí. Ese día fue cuando me cayó la ficha. Dejé de idealizar a mis padres, no podían ayudarme en mis problemas existenciales, en mis propios pensamientos. Me daba miedo. Ansiedad. No más ansiedad. Fin. (Un poquito de ansiedad). Ahora sí, fin.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario