martes, 8 de septiembre de 2015

Sincronizar

Apoyé los dedos en el espejo.
Del otro lado pasaba lo mismo.
¿Cómo puede ser?
¿Por qué repite lo que hago?
Me sigue los pasos.

Me parece injusto 
que no pase 
con mi mente 
y mi cuerpo.

Si en el espejo 
(las dos partes) 
se sincronizan 
tan
tan bien.

Yo no puedo hacer eso.

Me paré adelante del espejo,
llevé mis manos a la cintura,
del otro lado pasó lo mismo.
Me gustaba que me haga caso.

Pero acá,
en mi,
no pasa.

¿Qué tengo que hacer?
¿Cómo funciona esto?

Ojalá fuera un espejo,
y me siguiera mis propios pasos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario