sábado, 5 de septiembre de 2015

Ordenado y desordenado

El piso brillaba cuando lo miraba de reojo. Mis libros estaban ordenados, ninguno fuera de lugar. Los veía tan en forma, tan perfectos. Casi como esa transparencia que me dejaste ver. Las camisas y los vestidos bien colgados. Todo en su lugar pero mi cabeza seguía igual. Estaba desordenada (no mal) pero, en fin, desordenada. ¿Cómo soluciono esto que me incomoda? ¿Qué pensamiento va acá? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario