sábado, 26 de septiembre de 2015

Pensamiento 1, 2, 3

Miré la pared, encontré un lugar, me agaché y me senté.
Era un buen momento para pensar, o no.
(En realidad me venían solos).
Ya me fastidia pensar, me da miedo.
Porque aprendí que la mente viaja por muchos lados.
Tantos que, justamente, me da miedo.
Es tan profundo y tan sin fin.
Pensamiento 1, lo descarto, 
al descartarlo vuelvo a pensar.
De nuevo, pensamiento 2.
Se va, vuelve otro pero con el número 3.
Y así con muchos números más.
Ya está, me dejo en paz.
Me duele la cabeza, me duele pensar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario